De inclusión, «blanding» y exploración (Boletín 11)

Por Pedro Arilla

«Hay papeles tan hermosos que sientes deseos de acariciarlos y dejarlos en blanco» —H. N. Werkman.

¡Hola! Bienvenida o bienvenido al número 11 de este boletín tipográfico digital, solo apto para sufridores en la sombra de múltiples tipografilias y tipopatías.

De inclusión →

O de cómo conocer es entender; y entender es respetar

Vuelvo a la carga con el tema del colonialismo cultural, hacer política a través del diseño y de dar voz a todos y todas por igual. Ya he hablado de esto en anteriores ediciones de este boletín así que vamos directamente a por los enlaces.

El latino —el nuestro— no es el único ni más importante sistema de escritura del mundo. La variedad es bella y esta nueva web hace un maravilloso trabajo para mostrar la hermosa plétora cultural pasada y presente.

Relacionado con esto (o no), aprovecho para recomendar el último lanzamiento/invención del siempre brillante Jeremy Tankard: Queezoid, una tipografía para un sistema de escritura no-terrícola. Muy recomendable leer el proceso de creación.

Queezoid, obviamente, no está soportado por Unicode. Como tantos otros sistemas de escritura pero que sí son reales y necesitan ser usados por millones de personas. Ahí es donde entra el colonialismo cultural y la discriminación lingüística. Mientras tanto, Unicode sigue ampliando la lista de emojis con la inclusión por bandera.

Un par de enlaces más para acabar: «Type Choice, Political Choice» de Agyei Archer. Leélo, por favor. Y algo que no tiene que ver directamente con tipografía pero que es importante: Blacks who design.

De «blanding» →

O de cómo tomar el camino fácil puede ser muy peligroso

También he hablado en anteriores ediciones de cómo en demasiadas ocasiones la tipografía en branding viaja entre los impersonal y lo anodino. Thierry Brunfaut define este fenómeno como «blanding» o la paradoja del branding en un artículo tan maravilloso que voy a esperar a que lo leas y ya hablamos a la vuelta.

¿Ya? De acuerdo. Te dejo con eso y con otra reflexión relacionada con la estandarización tipográfica pero en un entorno totalmente diferente.

De un tiempo a esta parte estoy empezando a estar molesto (o preocupado) con el creciente monopolio tecnológico. No soy el único, ni mucho menos. Una de las últimas voces en alzarse es la Kashmir Hill en su serie de artículos Adiós al Big Five (a las cinco grandes). El momento tipográfico llega cuando cierra la puerta a Google y por tanto a Google Fonts. Este servicio se ha convertido en uno de los mayores —si no el mayor— proveedor de fuentes del mundo. Especialmente en la web. ¿Es esto lo que queremos? ¿Google es neutral? ¿Cómo afecta eso a la variedad comercial? ¿Y a la libertad cultural y creativa?

De exploración →

O de cómo las fuentes variables facilitan la expresividad

Creo que no hablo de Variable Fonts desde el primer número (al margen de algunas notas esporádicas en la sección de Breves). La excusa que me trae a ello de nuevo es el listado publicado por Indra Kupferschmid: «Uses of variable fonts in the wild». No hay demasiados usos reales de las fuentes variables, pero ese listado irá creciendo rápidamente a no mucho tardar.

Pero como digo, esto es una mera excusa para hablar del proyecto que ilustra esta sección: Phase de Elias Hanzer, una herramienta para manipular formalmente una fuente con sliders o tu voz. El resultado puede descargarse. Lo interesante es cómo una nueva tecnología permite a los autores —deliberadamente no uso aquí el término «diseñadores»— adentrarse en nuevas formas expresivas y explorar las posibilidades visuales que se les brindan.

Bola extra: Dinamo ha publicado dos nuevas herramientas para jugar con variable fonts (Pipeline y DarkRoom).

De breves →

• En Rayitas Azules siguen haciendo un enorme trabajo. En su tercer artículo de la serie Mujeres en tipografía entrevistan a Noe Blanco. Imprescindible.

• L’Éventuel es un maravilloso experimento de exploración tipográfica. No te cuento nada más y échale un ojo.

• Laura Meseguer e Iñigo Jerez amplían la oferta educativa tipográfica en Barcelona con la apertura de Tipo.g, escuela de tipografía. Prometedora y emocionante. Por cierto, abiertas inscripciones para Type@Paris 2019.

• No sé quién está detrás ni cuánto lleva abierto, pero he descubierto recientemente el Tumblr Fuck yeah typeface design y me ha hecho reír muy fuerte. Solo para verdaderos frikis.

• Libro digital titulado En torno a la Imprenta de Buenos Aires (1780-1940) compilado por Fabio Ares. Descarga gratuita y contenido muy interesante.

• Y en mi habitual colofón ombliguista: AIGA publica un artículo sobre los últimos lanzamientos de Fontsmith entre los que se encuentra mi FS Neruda. La cual, por cierto, ha sido incluida entre las mejores tipografías del año 2018 por varios de los expertos en Rayitas Azules. ¡Gracias!

De libros →

He leído, comprado o regresado a algunos libros en las últimas semanas y estos son los que tienen que ver, de alguna u otra manera, con la tipografía:

Martin Solomon, un trabajo en curso de Alexa Nosal

Nunca seremos conscientes de lo afortunados que somos de que Campgràfic siga empeñada en publicar libros maravilloso en nuestro idioma. El último lanzamiento gira en torno a una figura para muchos desconocida pero cuya visión y experiencia son de un valor enorme.

Caligrafía con pincel de Gina Serret

Descrito por su autora como «un cuaderno de iniciación a la caligrafía con pincel redondo». Sencillo y humilde; pero perfecto para empezar en el arte de la caligrafía de la mano de una autora que sabe de lo que habla.

¡Gracias por llegar hasta el final! 🏁

Eres uno de los 1.446 suscriptores de este newsletter. Si tienes alguna idea para mejorar, petición para próximas ediciones, o cualquier tipo de comentario puedes escribirme por los canales habituales: emailTwitter y Facebook.

Por último, me gustaría pedirte un favor: si te gusta el proyecto, apóyalo. 🙏 La sostenibilidad de Don Serifa depende de ti; depende de todos. Cuéntaselo a tu gente, reenvíaselo a tus compañeros, escribe un tweet, publícalo en tu muro. Cuantos más seamos, mejor.

Otras formas más directas de apoyar el proyecto —y evitando monopolios como Amazon o MyFonts— son las siguientes. Considéralas, por favor.

Si quieres hacer un curso en la plataforma de Domestika, hazlo a través de este newsletter. A ti te cuesta lo mismo y el proyecto de Don Serifa recibe una pequeña comisión a cambio. Subo la apuesta: utiliza este código DONSERIFA-NUM11 y se te aplicará un 20 % de descuento en tu próxima compra.* Por ejemplo, en el curso de Latinotype: Principios básicos del diseño tipográfico.

*Código válido hasta 02/03/2019 23:59 CET.

Fontown es una aplicación que te da acceso mediante suscripción a un vastísimo catálogo de tipografías. Algo así como un Spotify de fuentes tipográficas. Cuesta 14,99 €/mes pero registrándote desde Don Serifa, puedes acceder a la versión gratuita para siempre o registrarte con un 66 % de descuento los 3 primeros meses. Ni te lo pienses. 

En 2016 publiqué la tipografía Mestre, una sans-serif de 8 pesos (más 8 itálicas) de estructura humanista pero construcción racionalista. Y, a partir de ahora, la familia de 16 fuentes puede ser adquirida por paga-lo-que-quieras desde 10 €.

Aunque yo no beba café, el proyecto Don Serifa sí que lo hace. Mediante la plataforma de microdonaciones buymeacoffee.com, puedes hacer tu pequeña gran aportación. ¡Gracias! ☕

Nos leemos el próximo mes. ¡Salud y letras! 👋