Boletín 34: Paciencia

¡Hola! El cambio de año es siempre un placebo de proyectos, propósitos y problemas. Los tres «pros» los llamo yo. Y es que 2020 ha sido tan especial que daba la impresión de que todos los fantasmas se quedarían atrapados al cerrar la puerta. Tal es así que nos subimos al 2021 con optimismo, sin ni siquiera abrocharnos el cinturón. ¡Craso error! El acelerón ha sido tan mayúsculo y la inercia tan inesperada, que el sombrero nos ha volado hasta el fondo del tranvía y una persona mitad señor, mitad bisonte se coló en el Capitolio.

Read →