De rayas, curiositas y Monotype (Boletín 17)

Por Pedro Arilla

«Si conoces bien tu profesión, tus tipografías serán legibles, lecturables y comprensibles. Además de bellas» —Erik Spiekermann.

¡Hola! Te doy la bienvenida al número 17 de este boletín tipográfico digital, solo apto para quienes sus vacaciones se convierten en safaris tipográficos y/o retiros caligráficos.


🔎 El tema →

Un día te contaré la historia de Monotype y de la monotipia —¿tal vez es un tema para el podcast?— pero en plan resumen rápido:

En 1885, Tolbert Lanston inventa la monotipia (monotype en inglés) y en 1886 funda la Lanston Monotype Machine Company. Casi al mismo tiempo (en 1884), Ottmar Mergenthaler inventa la linotipia (linotype en inglés). Estos dos inventos cambiaron el mundo para siempre y son dos maravillas resultado de la fascinante Revolución Industrial. Puedes leer sobre ello en muchos libros, por ejemplo: Historia de la tipografía de Albert Corbeto y Marina Garone. El caso es que el conglomerado empresarial que es Monotype hoy en día ha acabado ganando la partida que el capitalismo más feroz ofrece habiendo absorbido ya International Typeface Corporation (2005), Linotype GMbH (2006), Bitstream Inc. y MyFonts (2012) y FontShop International (2014).

¿Por qué te cuento todo esto? Porque la historia no ha acabado todavía, claro. El 26 de julio se anunciaba que Monotype era adquirida por HGGC por 825 millones de dólares. ¿Quién son HGGC? Una empresa de capital inversión [concepto en Wikipedia]. Nada que ver con la tipografía. Supongo que el mundo funciona así. Omnibus-Type resumía en un par de tuits cómo Monotype se ha ido cargando a la competencia para acabar así.

(Publicidad)

🗞️ Las noticias →

  • La doctora Sofie Beier y Chiron A. T. Oderkerk publican un artículo de investigación tipográfica titulado «Smaller visual angles show greater benefit of letter boldness than larger visual angles» en el que estudian cómo el peso de una tipografía puede influir en su legibilidad (o reconocimiento de los caracteres) a determinados tamaños.

  • No es un artículo de tipografía pero desde que lo leí no puedo dejar de pensar en él. En «Más studiositas y menos curiositas» Javier Cañada ha expuesto de manera brillante un problema que, en mi opinión, se acrecenta a ritmo de story de Instagram. Me recuerda mucho a algo que nos decía Gerry Leonidas durante el máster que hice en Reading, algo así como: «Aquí no aprendemos una técnica o un proceso; aquí aprendemos a pensar; esa es la mejor herramienta del diseñador. We are becoming typeface designers, not people who design typefaces.»

  • Estoy obsesionado con la gramática y los signos de puntuación. Pero no soy el único. Kate Mooney estudia el caso de la raya —em dash en inglés— y cómo divide a la población. Yo tengo claro en qué equipo estoy.

  • La decimotercera edición de Tipografilia se celebrará del 26 al 28 de septiembre en Ciudad de México.

(Publicidad)
  • El pasado 17 de julio se celebraba la edición 2019 del día mundial del emoji. No sé si se nos está yendo más de las manos lo de los emojis o lo de los «día mundial de…». Sea como fuere, Adobe publicó un resumen sobre su estudio de los emojis como fenómeno cultural.

  • El diseñador y rotulista Michael Doret ha donado la mitad de su archivo al Herb Lubalin Center de Nueva York y la otra mitad al Letterform Archive de San Francisco. Este último ha publicado un post con una selección de logos alternativos y bocetos de las películas de Disney y Pixar para las que ha trabajado.

  • Emma Tucker ha publicado en Creative Review el artículo: «Why aren’t brands being braver with type?». En él se analizan posibles razones del sobreuso de sans-serif geométricas incluso cuando se trata de diseños a medida. La respuesta no está clara y yo me pregunto: ¿está ese espacio visual ya demasiado poblado? ¿Están las marcas intentando encajar en él para obtener percepciones positivas por osmosis? ¿La valentía conlleva riesgos? ¿Estamos yendo hacia un mundo en el que alzar la voz y decir «yo soy diferente» puede ser penalizado?

  • La fundición Commercial Type ha lanzado una fundición o proyecto paralelo llamado Commercial Classics. Con él pretenden recuperar diseños clásicos —sobre todo británicos de los siglos XVIII y XIX— que ellos consideran que pueden ser interesantes para el diseñador contemporáneo. No sé si esta apuesta les saldrá bien pero, al menos, las tipos son maravillosas.

  • Hoy cambio mi habitual colofón ombliguista por una de cursos veraniegos online de esos que mola hacer (y que además si te inscribes desde este boletín, el proyecto de Don Serifa recibe una pequeña comisión): Reinterpretación digital de tipografías clásicas por Óscar Guerrero, Introducción al script lettering por Ximena Jiménez, Diseño de carteles tipográficos experimentales por BlueTypo y Principios de caligrafía con brush pen por Ana Hernández.


(Publicidad)

📖 El libro →

Arcade Book Typography de Toshi Omagari

El diseñador japonés Toshi Omagari ha estado rescatando fuentes de videojuegos de los años 80 y 90. Tipos monoespaciadas inscritas en una retícula de 8x8 pixeles donde el ingenio debía llegar al rescate. El proyecto es divertidísimo e incluso interesante. Lo explicó el año pasado en TypoBerlin y ahora anuncia que saca un libro recopilando todos estos diseños/recuperaciones. Saldrá a la venta el 29 de octubre. Yo ya lo he encargado.


(Publicidad)

🏁 ¡Gracias por llegar hasta el final!

La realización de Don Serifa es posible gracias a la generosidad de sus lectores y oyentes. Así que si este proyecto es útil para ti, considera respaldarlo directamente:

Indirectamente, también puedes apoyar el proyecto dándole visibilidad: cuéntaselo a tu gente, reenvíale los boletines, publícalo en tus redes, sígueme en las mías…

Nos leemos y escuchamos pronto. ¡Salud y letras! 👋

Loading more posts…